Qué es la Oración y Cómo Orar

Sabemos que la oración es una conversación de nuestro espíritu con Dios, es un dialogo guiado por el Espíritu Santo, sin embargo lo que muchas veces nos peguntamos es ¿Cómo orar?, como hacerlo correctamente o bien como orar para que Dios nos escuche.

Tendemos a creer que la oración es una fórmula mágica que debemos aprender para poder obtener lo que queremos, pero no es así y muchas veces las limitaciones nos las colocamos nosotros mismos.

Este artículo ha sido creado para orientarte sobre como orar, con el objeto de que puedas hacer oraciones eficaces que lleguen a la presencia de Dios.

Como orar en el Espíritu

Orar En El Espiritu

Orar con el espíritu es como orar con Dios, es tener una comunión íntima con el Padre, es decir con el Dios creador del cielo y de la tierra, lo cual sugiere el uso de un lenguaje poco comprensible para la mente humana, pero que el espíritu si entiende de forma correcta, y solo a quien Dios le place le otorga el don de poder interpretarlo, o lo que también se le conoce como hablar en lenguas, es cuando nuestro espíritu habla misterios con Dios.

En ese sentido, se debe aclarar que no existe una formula o una guía para orar con el espíritu, no es cuestión de aprender un idioma y memorizar una oración particular para después recitarla como quien escribe un poema o una canción, se trata de una íntima relación con Dios.

Ahora bien orar en el espíritu, viene a ser algo semejante a lo anterior significa ordenar nuestras vidas alrededor de los deseos de Dios, al punto de ser transformados por el poder de su Espíritu Santo, es definitivamente orar conforme a la voluntad de Dios.

En el mismo orden de ideas, para orar en el Espíritu debes presentarte delante de Dios en santidad y obediencia, sabiendo que su voluntad es perfecta, en ese particular se puede destacar lo mencionado en la biblia (versión RV 1960);

“Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”. Efesios 6:18

Eso sugiere una acción de rendirse a Dios, permitir que Él cambie de nosotros lo que sea necesario, es disponerse a convertir nuestra vida en una oración constante sabiendo que vivimos en un mundo que necesita del favor de Dios.

Recuerda que no se trata de hacer una simple lista de peticiones a Dios, es orar según lo que el espíritu te dirige y que es conforme a la Palabra del Señor.

Como orar en grupo

Orar En Grupo

Cuando hablamos de oración publica es un tema controversial que pudiera interpretarse de diferentes formas, en la medida en que Jesús acerca de eso dijo lo siguiente:

y cuando ores, no seas como los hipócritas porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres, de cierto digo que ya tienen su recompensa Mateo 6:5

Eso a muchos hará pensar que Jesucristo no aprueba las oraciones en grupo, sin embargo ese pensamiento es equivocado ya que ese pasaje hace referencia directamente a la intención del corazón, en la medida en que en esa época y aún en la nuestra, existen personas que anhelan orar públicamente solo por querer impresionar a los demás, cuando lo realmente importante es que al orar tengamos un corazón dispuesto a dialogar con Dios.

Sabiendo que no es un monologo sino una conversación en la que hablamos y derramamos nuestro corazón pero también activamos nuestros sentidos para poder recibir la respuesta de Dios.

De manera que, Dios es un Dios de orden, y así debe ser todo lo que se hace para él, imagínate qué se puede entender en una conversación donde hablan varias personas a la vez, en lugar de llegar a algo concreto lo que se hace es un desorden, eso también aplica para la oración en grupo.

Por lo que de ahora en adelante, para orar en grupo, estando todos de acuerdo en la petición que se hará debemos dejar que alguien lleve la voz de mando para que dirija la oración, y todos los demás le apoyan en ello y adoran a Dios, en silencio o en voz baja, de modo que el acto de orar en grupo sea más claro y ordenado.

Como orar en la noche

Orar Antes De Dormir

Cada día trae su propio afán, hoy tal vez la preocupación sea la comida, mañana el trabajo, luego la familia, o un amigo, el esposo o la esposa, los hijos, en fin todos los días estamos sumergidos en una situación particular, que atrae nuestra atención, y al llegar la noche comenzamos a recordar todo lo vivido durante ese día, y antes de dormir tomamos unos minutos para hablar con Dios.

El salmo 4:8 dice:

En paz me acostare, y asimismo dormiré, porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado

Sabemos que la paz es la acción de sentirse bien, pleno y seguro, es decir que es acostarse con la certeza de que Dios tiene cuidado de nosotros.

Al orar en la noche debemos, agradecer a Dios por todo, por la oportunidad de haber vivido un día más, también por las bendiciones que se hayan recibido o por las dificultades que se hayan presentado, seguidamente adorarle con corazón sincero.

Expresándole todo lo bueno y bonito que nuestro corazón guarde para él y finalmente reafirmar que nuestra confianza esta puesta en él, porque es el único que nos puede llenar de la paz que todos necesitamos.

Como orar a Dios por un esposo

Este tipo de oraciones para algunos parece ser poco importantes o hasta atrevidas, pero para otros son tan vitales como quien ora por provisión o por un enfermo, se trata de un ferviente anhelo del corazón por recibir un compañero de vida, quien sea nuestra ayuda, nuestro apoyo, amigo, amante y definitivamente nuestro complemento en todas las cosas.

Solo quien conoce verdaderamente el deseo de un corazón que pide un esposo, sabe que es una oración que va mucho más allá de la necesidad de satisfacer un deseo sexual, más profundo que un abrazo, un beso, una caricia que aunque son importantes, no lo es todo, es tener alguien para compartir la vida, para que en los momentos difíciles te preste su hombro para llorar, en los momentos de alegría esté dispuesto a reír contigo, que tu felicidad sea la suya, que te enamore todos los días con sus detalles, que definitivamente sea junto a ti una sola carne.

En ese sentido, cuando ores a Dios por un esposo o esposa debemos ser muy específicos, aunque Dios conoce tus necesidades, antes que se las pidas; debes decirle lo que tú quieres, dile a Dios en la intimidad las características, físicas, mentales, emocionales y hasta espirituales del hombre que tú quieres sea tu compañero de vida.

Con la firme confianza en que Dios es el Creador de todas las cosas, y aunque para nosotros es imposible o increíble Él puede hacer cosas mucho más grandes de lo que nuestra mente alcanza a entender.

Solo pide lo que quieres, con fe, y ten paciencia que Dios responderá conforme a su tiempo y según su voluntad, recuerda que no oramos para que Dios haga nuestra voluntad, lo hacemos para escuchar cual es la suya para con nosotros.

Como orar por un hijo

Orar Por Un Hijo

Una oración que indudablemente va llena de amor, en todo el sentido de la palabra de manera que se hace con todo el corazón, porque va respaldada con el sentimiento que es el centro de todo, y puede referirse a dos aspectos particulares.

El primero de ellos cuando se ora para tener un hijo, podemos comentar la historia de una mujer llamada Ana, la cual se narra en la Biblia en el libro de 1Samuel capítulos 1 y 2, ella era estéril, es decir que estaba impedida para tener hijos, razón por la que estaba afligida y amargada, pero tenía una esperanza, y esa era Dios, ella sabía que la oración abre el camino para que Dios obre, entonces decidió derramar su corazón delante de él y pedirle que se dignara a mirar su aflicción y le concediera tener un hijo, oración que fue tan eficaz que Dios respondió y le permitió concebir ese hijo.

La buena noticia para nosotros hoy en día, es que el Dios que le dio a Ana lo que ella pidió es el mismo Dios a quien hoy le podemos pedir, el secreto está en hacerlo con corazón sincero, y confiando plenamente en que recibiremos la bendición que anhelamos.

La segunda forma de hacer este tipo de oración, es cuando ya tenemos hijos, y oramos a Dios por ellos para que les guarde, les guíe, les oriente, les acompañe, dice la Palabra de Dios, en el Salmo 127:3 Dice que herencia de Jehová son los hijos, cosa de estima el fruto del vientre, es decir que la descendencia nuestra, es el legado de Dios sobre nosotros, por eso les amamos tanto, y siempre procuramos lo mejor para ellos, entonces surge la gran pregunta ¿Cómo orar por un hijo?.

Lo primero es exaltar a Dios por encima de todas las cosas, luego expresar los sentimientos que tenemos hacia nuestros hijos, seguidamente hacer la petición pertinente y finalmente agradecer a Dios por su respuesta aunque no la veamos todavía.

Cualquiera que sea el motivo por el cual elevamos una petición a Dios por un hijo, debemos hacerla con fe, y esperanza estando plenamente convencidos que él ama su creación y por lo tanto los guardará y los guiará siempre.

Como orar por mi esposo o esposa

Tal vez pasaste mucho tiempo orando por un esposo, o quizás simplemente las cosas fueron surgiendo y cuando te diste cuenta ya esa persona era tu compañero de vida, sea cual sea el caso, en este momento es lo de menos, lo importante ahora es que tienes una persona a tu lado a la cual amas y quieres que siga siendo tu fiel compañía.

Puede que hayan llegado las dificultades y no todo sea color de rosa como lo habíamos imaginado, habrán surgido inconvenientes, diferencias, que nos complican un poco la convivencia en pareja, entonces no podemos olvidarnos nunca de Dios, solo con su ayuda podremos restaurar nuestro matrimonio, y no solo eso sino también que puede mantenerse en el tiempo.

Le pedimos a Dios, que transforme y cambie de él todo aquello que a nosotras nos resulte incomodo, o aquello que está generando el inconveniente, tal vez algún vicio, o simplemente su forma de ser, de decir las cosas, de tratarnos, o porque Dios le conceda la salud, un buen empleo, o un anhelo de su corazón, entre otras tan vitales para la relación en sí.

Algo sumamente importante para tener en cuenta al orar por mi esposo o esposa, es que yo también tengo errores, y si han surgido dificultades por eso, debo reconocerlos y procurar mejorarlos, sabiendo que puede que la falla que yo le atribuyo a él o ella, no sea suya sino mía, en otras palabras debemos ser sinceros con Dios y con nosotros mismos y habiendo hecho eso, poder orar e indudablemente esa oración será escuchada.

No podemos olvidar que las oraciones a veces son estorbadas por nosotros mismos, porque creemos que todo el mundo falla menos nosotros, y ese es el primer error, dile a Dios quien eres tú, dile también quien es tu esposo o esposa, pídele sabiduría, paciencia, y dile con todo tu corazón lo que esperas que suceda, solo humíllate delante de él y el concederá tu deseo, según sea su voluntad.

Como orar por un enfermo

Una oración crucial, en la medida en que generalmente los cristianos, son las personas que otros buscan para que ore por alguien que está pasando por un proceso de enfermedad, lo cual pasa a convertirse en un compromiso grande porque siempre se está esperando que el enfermo sea sanado lo cual no todo el tiempo resulta de esa forma.

Entonces ¿cuál es el problema? El problema es que no sabemos entender la voluntad de Dios, es decir que él es quien decide y tiene la última palabra, pero si volvemos a lo que nos ocupa, nuestro trabajo sigue siendo orar y Dios hará como a él le plazca.

Hay una promesa bíblica muy hermosa en Marcos 16: 18 que dice entre otras cosas que pondremos la mano sobre los enfermos y sanarán, lo que significa que Dios nos ha llenado de ese poder, es decir que ha dejado en nosotros esa virtud, podemos estudiar la Palabra de Dios y ver cantidad de veces que Jesús oró por enfermos y se sanaron, nosotros también podemos hacerlo, porque quien hará el milagro es Dios, no podemos olvidar que solo somos instrumento en sus manos.

De manera que, para orar por un enfermo, debemos adorar a Dios en primer lugar apelando a su misericordia y bondad, luego si el enfermo está cerca de nosotros, si el Espíritu Santo nos guía colocar sobre él nuestras manos, hacer la respectiva petición de sanidad con el ingrediente infaltable que es la Fe, y otorgarle a Dios toda la gloria como él se la merece.

Tal vez en este momento cabe preguntarse, ¿y si no estoy cerca del enfermo no puedo orar? Por supuesto que lo puedes hacer, no estarás a su lado para colocarle la mano, pero si puedes interceder por él es decir, ponerte en su lugar, y entonces allí hacer una oración con todo tu corazón, para que Dios obre según su voluntad.

Como orar para que Dios me escuche

Muchas veces, cuando hacemos una petición a Dios y no obtenemos la respuesta esperada, o quizás hasta vemos que sucede exactamente lo contrario, entonces escuchamos a alguien decir: “Dios me dio lo que le pedí”, nos llenamos de duda, nos frustramos y decimos, será que Dios a mí no me escucha.

Cabe comentar aquí una parábola narrada por Jesús en la Biblia que trata sobre la viuda y el juez injusto, sucede que había un juez que no temía a Dios ni respetaba hombre, y le llega una viuda pidiendo que le haga justicia, fue tantas las veces que lo pidió que el juez le concedió lo que ella pedía, y finalmente dice ¿y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Es decir que si los jueces malos ceden antes las presiones constantes, cuanto más un Dios grande y amoroso nos responderá.

Insistir en nuestras peticiones hasta obtener respuesta no significa una repetición sin fin, o estar en reuniones de oración prolongadas y tediosas.

La oración perseverante implica ser constantes en nuestras peticiones delante de Dios, como si viviéramos por él de día en día, con la certeza de que responderá, se trata de vivir por fe, no rendirse, sino seguir allí, orando a Dios, confiados que si aún no ha respondido es porque no es el momento, pero su tiempo siempre es perfecto.

No te rindas, sigue orando, Dios te escucha y te va a responder.

Compártelo en tu Redes Sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on telegram
Share on google
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba

¡Tu registro fue realizado con éxito!

Para confirmar puedes ir a tu correo electrónico para confirmar que hallas recibido un mensaje de bienvenida.

Si notas que en tu bandeja de entrada no esta el mensaje, revisa en la pestaña de promociones, y para que los próximos correos te llegue a la bandeja principal, mueve el mensaje de la pestaña promociones a la pestaña principal.

¿Quieres ser de los primeros en recibir nuestras nuevas publicaciones?

Suscríbete a nuestra lista y te avisaremos cada ves que publiquemos un articulo nuevo